Blog & Noticias | Artículos

Angela Witzany es la Presidente Global del Consejo de The IIA 2016–17. Su lema, “La auditoría nunca duerme”, destaca cómo los auditores internos pueden convertirse en asesores de confianza proporcionando aseguramiento a toda hora sobre las estrategias y prácticas que las organizaciones adoptan para identificar y mitigar riesgos.

Por segundo año consecutivo, el Instituto de Auditores Internos de Panamá (IIA Panamá) lanza su Plan de Educación Continua, al que todos conocemos como «PEC», el cual ha brindado a sus socios e invitados, la oportunidad de participar mensualmente en diferentes seminarios y talleres facilitados por expertos en diversos temas afines a la profesión de la auditoría interna.

Al inicio de cada curso de Auditoría Interna, en la carrera de Contabilidad de la Universidad Especializada del Contador Público, les solicito a mis estudiantes investigar sobre las distintas certificaciones internacionales para el Auditor Interno. Al presentar las directrices del trabajo, veo los rostros: algunos con un signo de interrogación, otros pocos con algún grado de conocimiento del tema. Pero se motivan, hacen su investigación con entusiasmo, y en la mayoría de los casos, logran invitar a profesionales certificados para que hablen de su experiencia sobre el “antes y el después” de lograr la certificación. Es gratificante la experiencia y la tecnología permite que ellos la utilicen en su favor: graban las voces, realizan videos, entrevistas interesantes y se logra el objetivo principal de que el grupo conozca sobre la importancia de certificarse. En una oportunidad, antes de realizar el trabajo de investigación, un estudiante un tanto escéptico me preguntó: “profesora, usted cree que las certificaciones son necesarias para el trabajo de auditoría?” Esa pregunta se la hago a usted hoy: ¿Considera usted necesaria para su labor como auditor interno, obtener una certificación internacional?.