Auditoría Interna: Su socio estratégico del negocio

Durante los últimos años, la importancia de fortalecer el gobierno corporativo en la gestión de riesgo se ha incrementado considerablemente. Las organizaciones están cada vez bajo mayor presión para identificar los riesgos de negocios que enfrentan (estratégicos, financieros, operacionales, éticos, ambientales, etc.) y cómo los gestionan para llevarlos a niveles aceptables. Mientras tanto, el uso de marcos de gestión de riesgo se ha incrementado, debido a la exigencia de los reguladores y en otras ocasiones, las propias organizaciones reconocen las ventajas de su implementación.

La administración del riesgo hoy día representa una de las principales herramientas gerenciales para lograr los objetivos del negocio. La Junta Directiva, la Alta Dirección, Gerentes y el personal administrativo cada vez están más preocupados sobre cómo los riesgos pueden afectar las estrategias y operaciones de la empresa. Los auditores internos, como expertos en riesgos, son una herramienta fundamental para la gestión de estos.

La evolución que ha tenido la actividad de auditoría en los últimos años ha llevado a que los profesionales de la auditoría interna se preocupen crecientemente por tener un mejor entendimiento de los negocios.

El enfoque tradicional de la auditoría interna se centraba en el control interno, realizando revisiones financieras, operativas y de cumplimiento, con el objetivo de ayudar a la organización a estar “bajo control”. Con los rápidos cambios en tecnologías, modelos de negocio, estrategias, nuevas regulaciones, condiciones de mercado y el surgimiento de nuevos riesgos y oportunidades, el rol del auditor interno ha cambiado.

El auditor interno es hoy en día, un socio estratégico del negocio, enfocado en agregar valor a través de su participación proactiva en los cambios positivos que ocurren dentro de la organización, ayudando a la administración en la identificación de nuevos riesgos, asegurando que estos riesgos son gestionados adecuadamente y siendo facilitador en compartir las mejores prácticas de negocio.

La actividad de auditoría interna comprende un departamento, división, equipo de consultores, u otros profesionales que proporcionan servicios independientes y objetivos de aseguramiento y consulta, concebidos para agregar valor y mejorar las operaciones de una organización. La actividad de auditoría interna ayuda a una organización a cumplir sus objetivos aportando un enfoque sistemático y disciplinado para evaluar y mejorar la eficacia de los procesos de gestión de riesgos, control y gobierno.

¿Necesita usted en su organización un experto en controles, un consultor conocedor de los riegos a los que está expuesto, un especialista en eficiencia de procesos y logro de ahorros, un defensor de la ética y un socio de negocio que resuelva problemas y los convierta en oportunidades?
Entonces usted necesita un Auditor Interno.

Por:
Alfonso Chen R.

El autor es Contador Público Autorizado y Auditor Interno en el sector privado. Es miembro del Instituto de Auditores Internos de Panamá y posee Maestría en Auditoría Forense y Auditoría Interna.