Comunicado de Prensa del IIA Panamá en el mes de la concienciación de la profesión de Auditoría Interna

Como parte de las actividades del mes de la concienciación de la profesión de Auditoria Interna; la Junta Directiva del IAI Panamá aprobó emitir un comunicado abierto, para expresar nuestra posición sobre los posibles actos de corrupción que se han venido denunciando en los últimos meses en el país. Después de haber pasado por un proceso de revisión y edición con el apoyo del Comité Asesor de la Junta (Ex-presidentes), el comunicado fue publicado en la sección de economía del diario La Prensa del día de hoy.

Adjuntamos copia del comunicado para su referencia y conocimiento y, los exhortamos a todos a seguir creando conciencia sobre nuestra profesión y, a continuar preparándonos para afrontar nuestras funciones con el mayor profesionalismo, ética y valores.

INSTITUTO DE AUDITORES INTERNOS DE PANAMA
COMUNICADO ABIERTO

El Instituto de Auditores Internos de Panamá (IAI), como la principal organización profesional panameña, líder y autoridad reconocida sobre la profesión de Auditoría Interna; dedicados a la educación, promoción y desarrollo de dicha disciplina; en este mes de mayo, que internacionalmente dedicamos a la concienciación de la profesión de Auditoria Interna, sentimos la necesidad de manifestarnos sobre los posibles actos de corrupción que se han hecho públicos en diferentes medios de comunicación en los últimos meses, que afectan la tranquilidad y el desarrollo económico y social de nuestro país.

La actividad de Auditoría Interna, realizada por profesionales multidisciplinarios, con amplios conocimientos de la cultura organizacional, los sistemas, los procesos de negocio y, de las leyes y regulaciones, tiene la responsabilidad de proveer aseguramiento razonable de que los controles internos son adecuados para mitigar los riesgos, los procesos de gobernabilidad son efectivos y, apoyar al logro de los objetivos y metas de la organización.

Los Estándares Internacionales y el Código de Ética del IAI, establecen la necesidad de que los Auditores Internos mantengan su independencia y objetividad al realizar su trabajo, indistintamente si estos están involucrados en Auditorias en el sector público o privado. Además, las Normas del IAI abogan por un sistema fuerte de control interno, que debe ser monitoreado por una actividad de Auditoría Interna preparada y bien dotada de recursos como una característica fundamental del buen Gobierno Corporativo.

El concepto de gobierno corporativo se refiere al conjunto de principios y normas que regulan el diseño, integración y funcionamiento de los órganos de gobierno de la empresa, como son los tres poderes dentro de una sociedad: los Accionistas, Directorio y Alta Administración. En el sector público, un buen sistema Gobierno Corporativo abarca tener las políticas, los procesos y las estructuras utilizadas por una unidad gubernamental para dirigir sus actividades, para lograr sus objetivos, y para proteger los intereses de sus diversos grupos de interés, de una manera ética, elementos esenciales para garantizar una prestación de servicios adecuada y transparente a la ciudadanía en general.

El problema de la corrupción no es un asunto exclusivo de Panamá, ni es un tema de reciente historia; sin embargo, esto no puede servir de excusa para no tomar las acciones y medidas encaminadas a minimizar la probabilidad y el impacto de este flagelo.

Como ciudadanos responsables y un gremio profesional preocupado por la situación actual del país, hacemos las siguientes exigencias:

  1. Todo posible acto de corrupción debe ser investigado exclusivamente por los entes constitucionalmente autorizados para realizar inspecciones e investigaciones tendientes a determinar las posibles afectaciones al patrimonio público y, en su caso, presentar las denuncias respectivas.
  2. Se deben evaluar y reforzar las medidas de control previo y/o posterior, así como capacitar y ejercer una adecuada supervisión a los funcionarios que las ejecutan, para garantizar que todos los actos de manejo de fondos y otros bienes públicos se realicen con apego a la ley y la ética.
  3. Se debe dotar de los recursos adecuados y suficientes a los entes responsables de investigar, demandar y juzgar los actos de corrupción y los otros delitos conexos que de esta se derivan; y exigir resultados oportunos a acorde con la ley.
  4. La principal limitante de cualquier sistema de control y gobernanza es el factor humano, susceptible a caer ante los incentivos para la corrupción y la ilegalidad, por lo que se debe garantizar la certeza del castigo, como único disuasivo eficaz para contrarrestarlo.
  5. Es imprescindible mantener y respetar la segregación de funciones entre los distintos órganos del Estado, lo que implica que los diferentes órganos deben limitarse a cumplir con las funciones que les son atribuidas por Ley, y suspender cualquier intromisión en actividades que no son de su competencia.
  6. Es importante que todos los ciudadanos, tanto de forma organizada como de manera individual, aportemos al rescate de los principios y valores sociales en nuestro país, si queremos cambiar la cultura del “juega vivo” y la corrupción en todas sus modalidades, por la de la ética y los valores, entre estos la honestidad y la transparencia.

Finalmente, creemos que resulta impostergable realizar los cambios profundos en las estructuras políticas y constitucionales de nuestro país, para corregir las falencias funcionales que propician todos los actos de abuso y corrupción denunciados.

Omar Moreno, Presidente
JUNTA DIRECTIVA
2016-2018